¡Un territorio con personalidad propia!

Descúbrelo

Para muchos, mirar y recorrer los caminos y los pueblos del territorio cerrateño es, sencillamente, recorrer Castilla. La más tópica Castilla de pueblos de adobe y piedra caliza, llanuras cerealistas, laderas relamidas, tesos, castillos desdentados y templos como catedrales. Y, aunque desde luego algo de eso tiene, no basta para completar su mejor fotografía.
En este viaje por algunos de los rincones que no deberíamos perdernos en una escapada por el Cerrato palentino vamos encontrar, seguro, muchas más cosas.

Palenzuela

Una de las localidades con mayor trayectoria histórica de todo este territorio como recoge el Museo de Palenzuela. También se conservan restos de la muralla medieval y del castillo, construido en mampostería en el s. XI.

Información

Baños del Cerrato

Una de las paradas imprescindibles es la basílica visigótica de San Juan de Baños. Se levantó por iniciativa del rey visigodo Recesvinto en el siglo VII, en agradecimiento a la curación de sus males tras beber de sus aguas.

Información

Dueñas

El listado de cosas que ver es largo: la Casa de Napoleón, la ermita del Cristo, el Hospital de Santiago y, sobre todo, la monumental iglesia de Santa María de la Asunción, con un espectacular retablo mayor, obra magistral del siglo XVI.

Información

La Posada del Cerrato © . Política de privacidad